Con Elder Scrolls Online renace el género MMORPG

Con Elder Scrolls Online renace el género MMORPG


Nombre: Elder Scrolls Online
Género: MMORPG
Plataforma: PC, Mac, XBOX One, PS4
Desarrollador: Bethesda Softworks / Zenimax Online
Pago: 15 $/mes
Fecha de Lanzamiento: 04-04-2014
Calificación: 4,6 / 5 

¿Qué es Elder Scrolls Online?

ESO es implemente el MMORPG que todos los amantes del rol estábamos esperando.

Llegó el 2014, y a aquellos que pasamos horas de nuestras vidas jugando clásicos de la década pasada como Lineage 2 ó World of Warcraft se nos hizo difícil encontrar un juego que llenase de nuevo nuestras expectativas. Me cuento entre los gamers que, hasta el año pasado, aun se aventuraban a probar las nuevas versiones Free-to-Play de L2, con la esperanza de revivir la emoción de sumergirse en el mundo virtual, abierto y vasto, y encontrar experiencias absorbentes, de ésas que rara vez te permiten volver al escritorio porque prefieres seguir creyendo que la realidad es ésa, la que se cuela entre pixels. Esfuerzos en vano...

Sin embargo, luego de tanta espera, debo decir con alegría que la época de la nostalgia ¡se ha acabado! Elder Scrolls ha venido para quedarse, prometiendo marcar un antes y un después en el género (aunque algunos otros juegos como Final Fantasy XIV podrían habérsele adelantado un poco, salvando las distancias). Zenimax Online nos ha traído un juego pensado para los amantes del rol, un juego que pretende mantener amarrados a aquellos que durante años han seguido cada una de las etapas de los Elder Scrolls y sumarlos a una nueva dinámica en la que podremos mezclar nuestro gusto por las buenas historias con grandes batallas épicas con otros jugadores, cada uno de los cuales conserva el privilegio de sentirse el protagonista de la historia.

Rendimiento y Motor Gráfico

Empezaremos por la carpintería básica, y hablaremos un poco de las prestaciones del juego.

En primer lugar, debemos ser enfáticos con aquellos fánaticos que aun conservan Skyrim como su referente previo y que, evidentemente, guardan fabulosas expectativas sobre el entorno gráfico: ¡ESO es un MMORPG!

Todo el que haya tenido el placer de sumergirse en Skyrim reconocerá la enorme exigencia del juego en términos de hardware. Apenas procesadores i7 ó FX de 8 cores permitían aprovechar al máximo el potencial gráfico del juego, y es evidente que en un juego multijugador masivo eso no puede ser una opción. ESO se nos presenta con un acabado gráfico menos forzado que el de Skyrim, pero que no por ello deja de ser de los mejores que se puedan hallar actualmente en el mercado de juegos de rol multijugador.

En ese sentido, a diferencia de el motor Gamebryo utilizado en Skyrim, Zenimax hace uso del Hero Engine, y lleva a cabo una adaptación tal que nos hace entender que, no sólo tienen un equipo de desarrolladores bastante competente, sino que además comprenden bastante bien lo que significa llevar a cuestas el peso de una de las sagas RPG más emblemáticas de la historia de los videojuegos. Los gráficos no sólo muestran una enorme cálidad, sino que además nos muestran un juego muy fluido, con topes de hasta 60 FPS en gráficos medios en PCs con Procesadores Core 2 Duo y tarjetas de video ATI HD 4600. De manera que tenemos una experiencia gráficamente alucinante, de alto rendimiento, y que puede ser aprovechada por PCs no tan nuevas (como la que yo usé).

Ahora, con un FX8350 y una ATI R9, el resultado es simplemente fabuloso para ser un MMORPG

Trama del juego

ESO nos ubica cientos de años antes de Skyrim. Molag Bal, el Príncipe Daedra de la dominación y la esclavitud, ha abierto portales entre Nirn y Oblivion trayendo el caos a ambos mundos, con ayuda de Mannimarco, el primer Archimago. Una gran explosión en la Ciudad Imperial inició el caos, y cientos de réplicas esparcieron el terror por todo tamriel. A través de estas puertas infernales se han colado infinidades de abominaciones Daedra que ponen en riesgo a todo ser vivo en Nirn.

La batalla central converge en la Ciudad Imperial, donde las distintas tribus y razas de Tamriel han creado alianzas destinadas a repeler las pretensiones de Molag Bal, y a competir entre sí por el control de la ciudad y de la Torre de Oro Blanco. Hich Rock, Sentinel y Orsinium de han unido bajo el mando del Rey Alto de Wayrest (The Daggerfall Covenant). Valenwood y Elsweyr tienen un pacto propio con Summerset (The Aldmeri Dominion), mientras Black Marsh, Morrowind y Skyrim forman la tercera facción (The Ebonheart Pact).

Todas las razas son enemigas entre sí, y los enfrentamientos en la Ciudad Imperial son épicos. La civilización Dwemer se encuentra ya extinta, y alrededor de todo Tamriel se observan vestigios aun frescos de su existencia.

Arte Conceptual

Basta decir que Bethesda se ha esforzado increíblemente por mantener impecable el espíritu original de Elder Scrolls. La majestuosidad de los escenarios, el diseño de armaduras, y la elaboración de los monstruos no tiene parangón. Es suficiente enfrentarse al primer demonio con armadura daédrica en medio de escenarios tenebrosos, con una excelente iluminación que varía con el transcurrir de las horas, para sentir que hemos vuelto al mítico Tamriel que todos conocemos. Sin embargo, el propio equipo de Bethesda a reconocido haber enfocado el estilo de sus diseños ambientales a los de las sagas Morrowind y Daggerfal, que han sido los más alabados por la fanaticada.

La customización de personajes es tan elaborada como la mayoría de los MMORPG del momento, pero hacemos la salvedad de que contamos con 9 razas, cada una con su sexo, lo cual nos ofrece una base de 18 posibilidades de personajes a ser personalizados con la infinidad de opciones de edición que ofrece el panel. Crear un personaje a tu gusto, incluyendo facciones y profesión, puede llevarte fácilmente 30 minutos a 2 horas, dependiendo de qué tan friki seas.

Uno de los elementos importantes a resaltar es que Bethesda no ha puesto límites al uso de armaduras y armas. Independiente de la profesión elegida, se puede ser un mago y llevar una armadura heavy y un arco encima, y crear un estilo de juego propio en combinación con los skills. La autenticidad y la unicidad son, definitivamente, las firmas que Bethesda le ha imprimido a Elder Scrolls Online.

La reproducción del mapa de Tamriel es total. Para quienes hayan jugado Lineage 2, Wally y yo nos dimos a la tarea de comparar la percepción que teníamos de las dimensiones del mapa, y encontramos que cubriendo territorios equivalentes a Talking Island y los reinos de Gludin y Giran, no habíamos logrado aun llegar ni siquiera al continente central donde se ubican Daggerfall, Skyrim, Morrowind y los grandes territorios que dieron vida a las sagas anteriores. En fin, si algo tiene Elder Scrolls Online, es un universo asombrósamente gigante… enorme para ser apenas la primera versión del juego. En el mapa están verdaderamente justificados los 30GB que pesa el juego, que incluyen además infinidades de Dungeons y e instancias de mapas. El truco para mantener esto ha sido la repetición de los estilos de las edificaciones que, en algunos casos, sólo varían en el mobiliario.

En cuanto a la vestimenta, el diseño de armaduras es tal y las combinaciones de crafting tan variadas, que casi promete a cada jugador tener un traje único… o varios, si tomamos en cuenta que se repite la experiencia de Skyrim en la que las habilidades secretas de las ropas nos obligaban a tener grandes armarios con diferentes indumentarias para cada ocasión.

Algo que te encantará de ESO es que todos, absolutamente todos los NPCs, son Voice Active, es decir, todos tienen voces e interactúan contigo dándote la impresión de estar metido en un RPG y no en un MMORPG. Es raro encontrar NPCs con ubicaciones fijas pues hasta los vendedores de las tiendas suelen tener desplazamiento en el local que da otorga sensación de estar vivos. Simplemente fascinante.

En ESO hay espacio hasta para la herrería, para la costura, para la carpintería, para la alquimia, para la preparación de brebajes, para la pesca y hasta para la cocina. A los NPCs se les puede incluso amenazar o persuadir para obtener beneficios adicionales, o para trazar rutas distintas en los quests.

La interactividad con el mapa es bastante amplia, pudiendo abrir ánforas, muebles, vasijas, closets, escritorios, cajas  y hasta cestas en la búsqueda de suministros e ítems especiales. Podrás leer libros y pergaminos con los cuales tejer y nutrir aun más la historia del juego (el Lore), y otros con los cuales ganar habilidades de crafting o de batalla. También se ha diseñado un nuevo sistema de apertura de cofres con clips (o ganzúas) que requiere bastante destreza y práctica. 

Como punto final de este apartado, vale la pena recalcar que con ESO se acabó de plano esa tendencia a recurrir al “grinding” en los quests. Son muy pero muy pocos los quests que tienen por objetivo matar “x” cantidades de monstruos. La mayoría tienen que ver con actividades poco comunes como encontrar objetos escondidos, adivinar claves, conjurar hechizos secretos, e incluso algunos son verdaderos puzzles que requerirán de leer pergaminos y usar el cerebro para poder finalizarlos.

Bosses (monstruos especiales) por supuesto que los hay, pero no son el objetivo principal de las tareas que te asignarán en la mayoría de las misiones. De manera que las batallas entran en el juego no como un objetivo necesariamente, sino más bien como un añadido de la historia. Incluso, con un aprendizaje apropiado de skills, puedes avanzar en el juego evadiendo peleas utilizando estrategias de camuflaje… después de todo, en Elder Scrolls se gana experiencia hasta por preparar bebidas alcohólicas, así que tu experiencia y nivel siempre podrán aumentar.

Interfaz y Jugabilidad

En cuanto a la jugabilidad, los jugadores de Skyrim pueden estar tranquilos, pues la interfaz de ESO es muy similar, incluyendo el manejo del mapa y el radar para la detección de enemigos, la orientación y la ubicación de puntos de interés.

Una de las fabulosas adaptaciones es la posibilidad de escoger la vista en primera o tercera persona.

Primera Persona
 
Tercera Persona

De esta forma se facilita la adaptación, tanto de aquellos jugadores amantes de los clásicos del MMORPG, como de aquellos provenientes del mundo de los FPS. En particular, el modo primera persona otorga un plus protagónico a la experiencia del juego. Recuerdo, luego de 48 horas de juego, olvidarme de que probaba el juego con un personaje femenino, cosa que recordaba sólo en los instantes que acudía a los puestos de crafting y testeaba las distintas armaduras.

Debo emitir un “pero” en este tema de la interfaz al reconocer que, en algunos casos, la mecánica no es suficientemente intuitiva, sobre todo en el uso del chat y en la selección de canales. Existe la posibilidad de, con una tecla, activar el puntero del mouse para desplazarnos eficientemente en el menú de opciones, pero en general la tendencia es a buscar rutas de manipulación vía teclado para no tener que afrontar esos choques, sobre todo si eliges por la vista en primera persona. Tampoco existe una guía suficientemente explícita sobre el uso de los comandos del chat, cosa que puede representar un gran problema para aquellos que no estén habituados a la mecánica de los MMORPG.

De resto, la jugabilidad es sumamente placentera. Las batallas en tiempo real son realmente estratégicas, y el árbol de skills es tan variado, tan personalizable y por ende tan único para cada personaje, que la sensación que proveen las batallas es bastante realista. Evidentemente, la existencia de una mira en una batalla en tiempo real crea una experiencia radicalmente distinta para clases melee y para clases de rango, sobre todo si se opta por la cámara en primera persona.

A diferencia de Skyrim y el resto de los Elder Scrolls previos, el AI del juego está diseñado para batallas masivas y en equipo, y por tanto las peleas pueden tornarse en ocasiones bastantes difíciles. La estrategia grupal es un elemento en el que claramente se han enfocado, al punto de que hemos descubierto la existencia de skills encadenados entre dos personajes con clases distintas. Existen skills especiales devastadores o increíblemente útiles llamados “Ultimates”, de largo coldown.

Otra de las deficiencias (que al parecer surge como un deseo intencional de los desarrolladores de personalizar aun más la estrategia de batalla) es la escasez de botones habilitados para shortcuts. Se dispone de tan sólo 6 botones de enlace rápido en las batallas (Q,1,2,3,4,5), además de los clicks derecho e izquierdo del ratón, lo cual obliga a cada jugador a seleccionar con mucho cuidado el build de skills que llevará enlazado en las batallas. Habrá que ensayar y errar mucho, créanme. El propio juego los obligará a cambiar su esquema una y otra vez cuando se enfrenten al increíble AI, y a la gran variedad de enemigos y skills.

El sistema de skills consiste en la construcción de un árbol en el que las habilidades de crafting, de batalla (pasivas o activas), de trading o de interacción con NPCs se cuentan por igual a la hora de distribuir los puntos de habilidades. Teniendo una cantidad de puntos disponibles por nivel, la selección de las habilidades se vuelve todo un arte y llevan a un profundo ejercicio reflexivo. Literalmente, convertirse en un experto herrero puede significar ser un completo eunuco en el campo de batalla, y cosas por el estilo. Las posibilidades de builds son infinitas y dependen claramente del gusto de cada jugador.

En cuanto al sistema de crafting, me valdré de un excelente aporte de Wally, miembro de Good Game y quien fue mi principal compañero en esta aventura:

El sistema de crafting debo decir, nos dejó gratamente impresionados, empezamos como en todo MMORPG vendiendo la mayoría de las cosas que no nos servían para nuestro PJ, sin embargo, oh sorpresa! Cuando comenzamos a explorar el crafting nos dimos cuenta del potencial del sistema. Era posible partir armas y armaduras en materiales básicos, que después podían utilizarse para ensamblar otros ítems.

El sistema de ensamblaje es sumamente sencillo. Ya sea se esté crafteando ropa, armaduras, armas de metal o madera, (Todas tienen su sitio para realizar la tarea) sólo se debe seleccionar entre las opciones en 4 categorías: Tipo, material de construcción, piedra base (define el estilo producido) y rasgo, agregando este último al ítem producido, características especiales como aumento de armadura, resistencia al fuego mayor daño en congelamiento … Es importante destacar que estas habilidades se pueden aprender a lo largo del juego utilizando una habilidad en el crafteo denominada "Research" que consiste en sacrificar un ítem con la habilidad que queremos aprender para que ya nos quede fija esa habilidad.

También como es costumbre en muchos títulos de este género, es posible hacer una mejora de los ítems, mediante piedras o sustancias especiales dependiendo del tipo (se conoce en Enchanting) pudiendo agregar posibilidades de éxito en la operación por cada piedra agregada, cada una sumando 20% adicional de posibilidades de éxito. Como ya se imaginan partimos muchas cosas probando el sistema … #$%!@$.

No quiero dejar de mencionar que hay estaciones de alquimia en la cual se preparan bebidas o alimentos que permiten mejorar la regeneración y nivel de mana, vida, etc.

Para cerrar el tema del crafting, esta lleno de opciones, pero no es complejo, es mucho más económico crear los items que comprarlos y si te gustaba ser artesano en L2, creeme en ESO la vas a pasar de maravillas

No hemos tenido la oportunidad de probar el mercado y el trading, dado que es una de las herramientas que al parecer no se implementarán sino hasta el lanzamiento (con suerte y en la beta de este viernes sí estén habilitados, pero dada la cantidad de cosas que quedaron por corregir en la beta anterior, no me arriesgaría a apostar).

Sin embargo, el juego cuenta con un sistema de mensajería super amistoso y útil, que bien usado puede ayudarnos a ganar espacios extra en nuestro inventario, que es una de las grandes dolencias que afrontaremos. Si bien no existen penalizaciones por peso, los espacios del inventario y el baúl son bastante pequeños para la inmensa variedad de ítems que manejaremos... y ampliarlos cuesta un ojo de la cara.

Was That Funny?

¿Que si fue divertido? Bastaría responder que este viernes 14 tendremos la oportunidad de participar en la última beta abierta antes del lanzamiento oficial, y estamos contando los días. Ya algunos nos hemos preparado psicológica y socialmente para abstraernos por 48 horas más en este fabuloso mundo de fantasía que Bethesda y Zenimax Online han hecho posible por el módico precio de $15 mensuales (lo mismo que aun pagan los suscriptores de WoW), incluyendo las respectivas dósis de café, chocolate y comida chatarra (porque la vez pasada el juego no nos dejaba ni siquiera cocinar).

Probablemente, en los días por venir, nutramos un poco más este Review con más imágenes y algunos videos para ilustrar cada una de las cuestiones aquí plasmadas, aprovechando que el pacto de confidencialidad ya fue oficialmente revocado, y los participantes ya podemos publicar información del juego a nuestras anchas.

¡Nos vemos en Tamriel!

Colaboradores: Wally

Acerca de
anibalealvarezs
anibalealvarezs

Estudiante de Economía. Programador. Asesor en Tecnologías de Información. Gamer. Otaku.