Tomb Raider: El renacer de un clásico

Tomb Raider: El renacer de un clásico


Nombre: Tomb Raider
Género: Survival Horror /Action
Plataforma: PC, Mac OS, XBOX 360, PS3, XBOX One, PS4
Desarrollador: Square Enix / Crystal Dynamics
Pago: 50$ precio retailer / d/d
Fecha de Lanzamiento: 01-03-2013
Calificación: 4,8 / 5

Tomb Raider es un carrusel de adrenalina como pocas veces se ha visto en la historia de los vídeojuegos. Por momentos la sensación de peligro y fracaso es tan intensa, que corta el aliento. Y aunque es todo un artificio (nuestra querida Lara rara vez prueba el fracaso) está tan bien estructurada que nunca deja de entretener. Ese es su gran triunfo.

Tomb Raider es un juego que tiene como mayor mérito parecer complejo, sin realmente llegar a serlo. Es un juego que engaña, un juego que hace sentir al usuario que está a punto de fracasar en cada paso, pero que luego - casi milagrosamente- rescata al jugador en el último instante, sin que por ello parezca ser un guión pre-orquestado. Aunque en realidad, el nuevo Tomb Raider sea- en la inmensa mayoría de su extensión- precisamente eso: un excelente guión pre-orquestado.

 Lara, nuestra querida protagonista, revive en esta nueva versión de Square Enix con un brío que le infunde un segundo  y poderoso aliento a una franquicia que parecía destinada al panteón de los clásicos.

Esta reedición – que narra los orígenes de Lara- es todo lo que una reedición debería ser. Fiel al espíritu del original, pero lo suficientemente  creativa como para considerar que se está reinterpretando – exitosamente hay que decirlo- uno de los personajes más icónicos del mundo digital. Usted ya no puede decir que sabe lo que es Tomb Raider, hasta que no haya jugado al nuevo Tomb Raider. Y esto es para bien, créame.

La nueva Lara es capaz de realizar proezas inconcebibles, saltos, peripecias, asesinatos brutales – hay que llamarlos por su nombre- que la colocan en un cruce raro entre Kratos y Ninja Gaiden.  Todo amén de una cámara que funciona excelentemente – aunque sigue siendo parcialmente fija - pero que en esta oportunidad, rara vez arroja un ángulo incómodo y - al menos durante toda la extensión del primer playtrough – nunca jamás hizo de la escena injugable.

Dicho esto, tenemos que recordar que Tomb Raider sigue siendo un juego de plataformas en 3D. Al menos en esencia. Pero en la práctica esta versión es mucho, mucho más.

Un animal nuevo

La nueva Lara no es una heroína de acción, ni un gatillo alegre de shooter. Si usted está buscando un CounterStrike o un MW3 no lo encontrará aquí. Lara es ahora la superviviente perfecta de un horror survival game, uno como pocos se han concebido hasta la fecha. Y para lograr este efecto, este cambio radical en la concepción del juego, el nuevo Tomb Raider se apoya de unos gráficos que pueden ser considerados el top-end de lo que la pasada generación de cónsolas podía ofrecer. En Xbox 360 – todo hay que decirlo- existe un tema con la iluminación dinámica que, por momentos, le resta un poco a la tétrica atmósfera de naufragio que el juego lucha tan empedernidamente por imponer. Los ambientes tienen demasiado brillo, demasiada iluminación. Y aunque usted  intente corregir el tema apelando al viejo control del gama, la realidad es que la iluminación sucia – manchada por humo, sombras y trocitos de hojas de la tupida selva- se logra sustancialmente mejor en el PS3 y – por supuesto- de manera inmaculada en la PC.

Pero, al margen de esta salvedad, Tomb Raider se ve espectacularmente bien. Lara suda, brilla bajo perlas de agua que se resbalan por su cuerpo, sangra y causa dolor y grima ver sus profundas cortadas, sus degradadas manchas de sangre. Lara impresiona por lo viva que está, por lo agónicas que son sus expresiones. Un momento estás caminando y de golpe, Lara respira hondo, y trastabillando se apoya en una pared y la pantalla se te pone toda borrosa. Está agotada, está perdiendo sangre. Y no necesitas ningún menú, ni ninguna barra de vida para percatarte que Lara simplemente, se te muere.

Eso nos lleva al tema de la interfaz. Durante la exploración es prácticamente inexistente. ¡Y Dios gracias por eso!  Pocas cosas cortan más la experiencia de correr aterrorizado por una selva llena de lobos y terroristas rusos, que ver una barrita de vida o un contador de balas y HP. En esto, Square Enix demostró su maestría. Usted corre, corre por su vida y por la de Lara, y sabe que la cosa está mal, porque el mundo físico del juego tiene consecuencias reales en los personajes. Si a nuestra heroína la muerden, donde la hayan mordido – más o menos en la zona general- aparecerá el desgarrón en la piel, y el correspondiente sangrado.

En mi primer avance por el bosque no logré esquivar a los lobos de la manera apropiada – huyendo desesperadamente por el suelo para evitar sus fauces en un frenético tapeo del botón O en el mando de mi PS3- y aunque sobreviví – por los pelos-  cojeé miserablemente hasta alcanzar el providencial save-point, que este caso se disfraza de “Campamentos”: Pequeñas fogatas donde Lara come, duerme, repara y mejora tanto habilidades como equipo. Oh si, esta Lara tiene vicios de RPG, como no podía ser de otra forma con Square. Y por ello les estamos infinitamente agradecidos. Por el desastre de FF13, Square Enix nos ha compensado con FF14 A Realm Reborn, y con una magnífica nueva saga de Tomb Raider. Casi que podemos perdonarles la depravación que cometieron con el pobre Odín, arma de one-shoteo preferida de todos los fanáticos Final Fantasy, y que en la última entrega difícilmente es capaz de matar a un honguito de lvl 2.

En resumen, el gameplay que usted encontrará con la nueva Lara es más parecido a DeadSpace que a lo que antiguamente Tomb Raider era. Esto es horror señores, no se dejen engañar. Lara huye, grita, es emboscada, usted camina por precipicios donde se desprenden troncos, trozos de aeronaves, vuela por cuerdas decrépitas atravesando barrancos infinitos bajo una lluvia de balas. Y mientras hace todo esto, Lara también es una arqueóloga. Descubrir las reliquias, analizarlas, coleccionarlas, es parte integral del juego y lo convierte en una experiencia de recompensa maravillosa, una adicción. Casi al principio del juego, por lo que pareciera mero accidente, encontrará la primera reliquia. Y a partir de allí se desatará la enfermedad “pokemón” y usted querrá tenerlas todas, absolutamente todas.

En el ínterin, descubrirá la vida de Lara. Sus miedos, sus triunfos, su transformación. Ese es, realmente, el elemento definitorio del nuevo Tomb Raider: la historia de la transformación de una desamparada náufrago, en una heroica y despiadada superviviente. Una historia que vale cada centavo invertida en ella.

Gráficos: Tomb Raider destaca con la iluminación y la calidad de los escenarios. Los elaborados entornos son constantes durante todo el juego, en efecto este es un apartado bien cuidado y que aporta muchísimo a la experiencia del survival horror. 5/5

Música y FX: No es particularmente notable la banda sonora, pero sus ausencias sí. Tomb Raider tiene un manejo excepcional de los silencios. Algunos efectos de sonido (disparos, rocas que se desprenden y el crujir de la madera) podía haber estado un poco más pulidos. En general cumple cabalmente con el apartado, apuntado a excelente.  4,8 /5

Jugabilidad: Una sola queja: es demasiado fácil. Por momentos Tomb Raider te engañará, haciéndote creer que estás en peligro de muerte. Nada más falso. El juego es sencillo, y una vez comprendidas sus mecánicas, es prácticamente imposible fallar. Sin embargo, es excepcionalmente adictivo. Está perfectamente implementado y la variedad de aproximaciones al tema de lidiar con los enemigos hace que el juego sea entretenido de principio a fin. Los nuevos elementos de RPG y desarrollo del personaje le aportan mucho. Decisión acertada Square. 4,8/5

Historia: Un relato que tiene sus pequeños detalles. Fallas en la continuidad, algunas incoherencias dispersas (sobre todo en el primer tercio de juego) pero que en general termina hilvanando un “mythos” fundacional para la nueva franquicia y eso, en sí mismo, ya es un inmenso triunfo. 4,7/5

TOTAL: 4,8

En resumen: Tomb Raider vale cada centavo que cuesta. Un juego excelente, que revive a uno de los personajes más conocidos del mundo digital, y que nos hace enamorarnos de nuevo de Lara Croft. Esta vez menos voluminosa, pero mucho más humana.

Acerca de